Las curaciones dentales constituyen una de las prácticas más frecuentes dentro de un consultorio dental. Este procedimiento consiste en retirar la caries del diente para impedir que la infección provoque mayores complicaciones y dolor. Así, el objetivo de la curación es evitar la pérdida del diente, devolviendo la forma y funcionalidad del mismo.

El paciente no debe perder un diente, no si se puede salvar. El objetivo principal del dentista es restaurar los dientes naturales, utilizando la tecnología más sofisticada y el material disponible. Sin embargo, en algunas situaciones no queda más opción que la extracción. Afortunadamente, la odontología presenta muchas opciones cuando se trata de curar los dientes dañados o reemplazarlos.

Curaciones Dentales

Curaciones Dentales

La base de los servicios de odontología general es la limpieza de rutina y los exámenes dentales. En estas citas de rutina, los higienistas dentales eliminan la placa dental, quizás la principal causa de las caries dentales. Después de una curación dental, el paciente debe visitar al odontólogo para descartar la presencia de nuevas caries. También se pueden detectar signos de cualquier problema que afecte la encías, dientes o tejidos de la boca. Así se tendría la posibilidad de tratar rápidamente cualquier enfermedad de encías, dientes sueltos, dientes cariados y otros problemas.

Tipos de curaciones dentales

La boca humana está llena de bacterias que producen ácidos. Estos ácidos gradualmente erosionan los dientes en un proceso conocido como caries dental. Si este proceso no se evita con una higiene oral adecuada, los dientes se dañarán. Para reparar el daño causado en los dientes, se tienen las siguientes alternativas:

Reconstrucción utilizando rellenos dentales

Es quizás el tipo de curación dental más conocido, consiste en llenar las cavidades con empastes. El empaste dental es una sustancia que rellena las cavidades, evitando así que las bacterias entren en el diente. Un diente que se infecta gradualmente se desgastará y se caerá. Sin embargo, un relleno evitará que las bacterias infecten el interior. El procedimiento para la curación con rellenos dentales es el siguiente:

  • Dependiendo de la necesidad, el odontólogo aplicará anestesia en el área donde tratará el diente.
  • Utilizando un instrumental apropiado procederá a retirar la parte dañada del diente. Por lo general se incluye un instrumento de láser, abrasión de aire y perforación.
  • Una vez abierta la cavidad, el profesional confirma la eliminación completa de la caries.
  • Se procede a limpiar la cavidad, creando el espacio donde se colocará el relleno.
  • Después de colocar el relleno en el diente, el odontólogo pule la superficie hasta darle la forma del diente. Este último paso permite que el paciente pueda tener una mordida cómoda y natural.

Las caries dentales deben ser eliminadas tan pronto como sea posible. Usar empastes es mucho más fácil y menos costoso que los procedimientos para salvar dientes con caries dental más severa. En algunos casos, el diente se ha decaído hasta el punto en que el nervio está en peligro. En estas circunstancias, el dentista utilizará un forro para proteger el nervio antes de inyectar el relleno.

Los pacientes pueden tener relleno similar al color de sus dientes, esto les dará un aspecto más natural. En este caso, el relleno debe aplicarse en capas y cada capa debe endurecerse individualmente utilizando una luz especial. Luego, el odontólogo tallará, recortará y pulirá el relleno restante.

Colocación de corona dental

Llega un momento en que el diente se encuentra tan deteriorado que se rompe. En este tipo de situaciones, solo queda reparar el diente con el uso de una corona dental. Algunas veces la corona se coloca sobre una estructura desde la raíz para evitar que el diente se rompa.

La corona protegerá el diente frágil, minimizando así el riesgo de que el paciente pierda dicho diente. Las coronas también son utilizadas para rehabilitar dientes que se rompieron. Si no queda mucho diente y se colocó un relleno bastante grande, la corona cubrirá el relleno protegiendo al diente. La corona tiene la apariencia de un diente real, esto permite que los pacientes mantengan el trabajo dental en secreto.

Las coronas dentales se utilizan a veces en combinación con un puente o un implante dental. La corona es necesaria para mantener el puente dental en su lugar y también para cubrir los implantes dentales. Los puentes dentales se utilizan para cubrir la brecha que se crea por la falta de uno o más dientes. Los implantes dentales son objetos que sirven de base para un diente falso.

Endodoncias

Cuando no existe el control adecuado, la caries puede llegar a infectar la pulpa del diente. Por lo general este tipo de infecciones suelen venir acompañadas por un dolor severo. Entonces, la labor del dentista es retirar la parte de pulpa infectada mediante un procedimiento denominado canal de raiz. El resto de la pulpa puede sanar después de que el diente ha sido completamente limpiado y sellado. Para sellar el diente se requiere la colocación de una corona dental.

El nervio del diente no cumple una función importante, entonces removerlo no tiene un impacto negativo en el diente. La única función que tiene el nervio del diente es proporcionar la sensación de calor y frío. Pero cuando se rompe el nervio las bacterias pueden multiplicarse rápidamente dentro de la pulpa. Esto puede conducir a un absceso dental, que provoca dolor severo, mal olor y otras complicaciones. Las consecuencias de tener un nervio infectado son mucho mayores que los beneficios del nervio intacto.

El canal radicular consiste en eliminar el nervio y la pulpa dental, es realizado por un dentista endodoncista. Un endodoncista está especializado en pulpa infectada y suele ser contratado en el caso de un conducto radicular difícil. Primero se toma una radiografía para determinar si hay infección alrededor del hueso y determinar la forma del conducto radicular. Si todavía hay un nervio, el endodoncista probablemente necesitará usar analgésicos para adormecer el área. El endodoncista elimina la pulpa y limpia el área utilizando instrumental adecuado para raspar los lados de los canales.

Tipos de Rellenos Dentales

Rellenos de resina de composite

No se documentaron riesgos para la salud relacionados con la aplicación de rellenos de resina. Los rellenos dentales de resina se crearon como una alternativa a los tradicionales rellenos dentales de metal. Son fabricados con una resina dental de plástico y tienden a parecerse a un diente natural. Los rellenos de resina compuesta son fuertes, duraderos, y permiten mantener una sonrisa de apariencia natural. Muchos planes de seguro dental cubren la curación dental utilizando este tipo de empastes.

Rellenos de amalgama

Los rellenos de amalgama por lo general tienen mercurio, y son conocidos como rellenos metálicos. Existe mucha polémica sobre la seguridad de su uso, debido principalmente al impacto negativo del mercurio en el sistema nervioso. Las investigaciones no encontraron peligro para la salud por la liberación de vapores de mercurio de los rellenos metálicos.

Inlays y Onlays

Si más de la mitad de la superficie mordiente del molar está deteriorada, entonces la mejor opción sería una incrustación. Estas se toman en cuenta cuando se necesita más de un relleno, pero todavía no es necesaria una corona. Un Inlay se coloca entre las cimas del diente, mientras que un Onlay cubrirá una o más de las cúspides. Pueden ser de aleación de oro, porcelana o resina del color de los dientes y se cementan en su lugar.

¿Empastes dentales de amalgamas o de resina?

Gracias a los avances tecnológicos, ahora podemos elegir entre distintos materiales para rellenar las cavidades dentales después de las curaciones. Por un lado tenemos los materiales que semejan el color natural del diente, como la resina a base de composite. Por el otro lado tenemos los empastes dentales más tradicionales, como aquellos hechos con amalgamas metálicas. La llegada de nuevos materiales para rellenos dentales trae grandes ventajas, sobretodo a nivel estético.

Pero la estética no elimina la conveniencia de materiales dentales tradicionales más fuertes, más duraderos y menos costosos. La aplicación de estos materiales resulta óptima en dientes destinados para la masticación, como los posteriores de la boca.

¿Qué es la amalgama dental?

Por lo general solemos asociar los empastes dentales con las amalgamas de plata. La amalgama dental es un empaste compuesto por plata, mercurio, estaño y cobre. El empaste metálico es bastante usado, aunque existen controversias respecto al impacto negativo del mercurio en la salud del paciente. Prácticamente la mitad de la amalgama es mercurio, este elemento permite la fortaleza y ductilidad del empaste.

Muchos de los odontólogos se decantan por el uso de la amalgama dental debido a su facilidad de manipulación. La amalgama se suele usar en dientes posteriores ya que el empaste metálico es más fuerte que el de resina. Por parte de los pacientes, la mayoría prefiere la amalgama dental por su costo y duración.

¿Qué son los rellenos de composite de resina?

Los empastes dentarios de resina son fabricados utilizando compuestos cerámicos y plásticos. Debido su parecido con los dientes naturales, los empastes de resina se utilizan para la curación de dientes delanteros. Sin embargo, cuando aparecieron, los empastes de resina no eran suficientemente fuertes para utilizarlos en la curación de dientes posteriores. Estos dientes de trituración y masticación a alta presión requieren materiales de mayor durabilidad.

En los últimos años, la tecnología ha mejorado lo suficiente como para permitir utilizar resina en los dientes posteriores. Aunque por distintos motivos, entre ellos económicos, todavía se sigue utilizando el empaste metálico. Las amalgamas se utilizan sobretodo para cubrir los dientes no visibles al sonreir. Muchos dentistas optan por no usar resinas haciendo caso a uno o más de los siguientes motivos:

  • Los rellenos de resina no resisten la prueba del tiempo en dientes donde masticar y triturar provocan un desgaste intenso. Por el contrario, los empastes de amalgama suelen tener excelentes resultados en estas condiciones. Aunque se dice que las amalgamas duran aproximadamente 10 años, lo cierto es que pueden superar los 20 años.
  • La amalgama es ideal para rellenar dientes en áreas de la boca en permanente contacto con la saliva. Por lo tanto, es recomendada en molares (dientes posteriores) o cavidades debajo de la encía. Los rellenos de resina necesitan que el diente a curar se encuentre completamente seco antes de su aplicación.
  • La resina cuesta más que la amalgama. Esto puede hacer que el costo de la curación dental con resina sea mayor en comparación con la amalgama.

Por estos motivos, los odontólogos suelen usar rellenos de resina solo en los dientes visibles en la sonrisa del paciente.

Curaciones dentales
5 (99.62%) 106 votos