Dolor de muelas en niños. ¿Qué hacer si no hay un dentista cerca?

El dolor de muelas en niños, como sabemos, es uno de los dolores más fuertes e insoportables para cualquier infante. Esta negativa manifestación de la salud dental puede ser causada por una infección producto de la deficiente higiene dental. Aunque la primera reacción es llevar al niño al consultorio del odontólogo, algunas veces no hay uno cerca. Entonces, ¿qué hacer si no hay un dentista cerca y le duele la muela al niño?

Las visitas preventivas periódicas al dentista y la limpieza bucal diaria ayudan a evitar el dolor dental en los niños. Además, los padres deben estar alertas al oscurecimiento de los dientes y la aparición de orificios o caries. Todas estas acciones contribuyen a disminuir la probabilidad de tener que enfrentar el dolor de muelas del niño en casa.

Dolor de muelas en niños

Pero, independientemente del cuidado, siempre asusta la aparición del dolor de dientes en infantes cuando es imposible encontrar un doctor. Por ejemplo, a altas horas de la noche, en el campo, en el tren, avión, etc. Así, muchas madres suelen preguntarse: “¿qué hacer cuando al niño le duele la muela y no hay un odontólogo cerca?”. En primer lugar, no debes entrar en pánico.

Dolor de muelas en niños. ¿Qué hacer si no hay un dentista cerca?

Ante todo, los padres deben examinar cuidadosamente la cavidad bucal del niño para determinar la causa del dolor de muelas.

1. Determina específicamente qué y dónde le duele

Puede tratarse de un diente dañado por la caries o una herida en la encía. El niño no siempre puede precisar si le duele la muela por un caramelo o una erosión dolorosa con estomatitis. Por lo tanto, pídele al niño que te muestre con el dedo dónde le duele.

2. Identifica las posibles causas como caries dental o inflamación

Si le duele el diente, examínalo para detectar la presencia de un diente cariado, oscureciéndose y con las encías inflamadas. Intenta tocar ligeramente el diente con el dedo o una cuchara. Si el dolor aumenta, lo más probable es que el nervio o incluso el hueso alrededor del diente estén inflamados. En tales casos, se puede dar al niño temporalmente cualquier remedio antiinflamatorio para aliviar el dolor de muelas.

¿qué hacer si no hay un dentista cerca y le duele la muela al niño?

También se recomienda tratar de enjuagar el diente con agua tibia y bicarbonato de sodio o sal. Este tipo de soluciones también extraen pus de los tejidos, si es que está presente. Como sea, la tarea principal es aliviar el dolor y contactar al médico lo antes posible. Además, jamás debe calentarse el lugar de la hinchazón, de lo contrario la infección se diseminará más.

3. Limpia el diente con mucho cuidado

Muchas veces sucede que el niño se queja porque le duele un diente, pero no hay inflamación cerca de él. Además, el dolor surge de repente cuando estaba comiendo y al examinar se descubre un pequeño orificio. Entonces es probable que el dolor sea causado por la acumulación de residuos en el agujero del diente cariado. En este caso debes limpiar el diente con un cepillo y pasta de dientes, después enjuagar con abundante agua. Si esta fue la causa, entonces el dolor pasará tan pronto como se limpie la cavidad.

4. Dolor de encía, donde todavía no hay dientes o todavía no salió completamente

Recuerda que, como todo padre debes conocer el momento de la erupción de los dientes de leche. Entonces, podrás prepararte para aliviar las sensaciones desagradables que los niños suelen padecer cuando aparecen los dientes. Se recomienda la aplicación de anestésicos locales, como calgel dental, antes de las comidas para reducir el dolor.

También puedes darle a tu hijo cualquier jarabe recomendado para bajar la temperatura, pues todos ellos tienen un efecto analgésico. Los mordedores para bebes con gel están específicamente diseñados para ayudar a los niños con este tipo de dolor. Para que tengan un mejor efecto, antes de entregarle al bebé debes colocarlos al congelador por 10 a 15 minutos. Este juguete frío proporciona un buen efecto analgésico para las encías del niño cuando lo muerde.

5. Cuando el diente y el área cercana están aparentemente sanos

Si el diente está sano, salió por completo y el niño lo señala, entonces examina el área entre los dientes, mejilla y encía. Conforme crecen los niños, aparecen espacios entre los dientes de leche, donde podrían alojarse residuos de alimentos y provocar molestias. Para evitar este tipo de complicaciones se debe limpiar con un cepillo y pasta de dientes. Además, se recomienda usar correctamente el hilo dental.

En la encía o mejilla, cerca del diente, puede aparecer una ampolla blanca y redondeada, si se toca, el niño indicará dolor. Esta es la etapa inicial del desarrollo de la estomatitis. Si no tienes ungüentos antivirales, puedes mezclar agua de manzanilla, té negro y clara de huevo, aunque es más débil. Así, trata el área afectada con la mayor frecuencia y prepárate para los berrinches del niño y posibles fiebres.

Durante este período, dale tanto como sea posible agua para beber y no insistas con las comidas. Por el contrario, debes observar más la higiene y tratar frecuentemente la boca. Incluso aplicando vaselina ordinaria al lugar doloroso puedes reducir algo el dolor, pero no elimina la causa de su aparición.

6. Cuando le duele la muela debajo de un empaste y presenta una inflamación purulenta en la encía

Al niño podría dolerle la muela debajo del empaste y presentar una vesícula purulenta en la encía. En este caso, la inflamación se desarrolló por dentro del diente y el pus encontró una salida en la encía.

Cuando hay presencia de cavidades (agujeros) el exudado inflamatorio (pus) viaja a través de ellas. Además, rara vez se puede acumular en una gran cantidad, sólo en casos de profunda propagación del proceso inflamatorio. Si el diente está debajo del empaste, entonces es lógico que el exudado purulento intente romper la encía para salir.

Si aparece una fístula (vesícula amarilla), puedes intentar abrirla con mucho cuidado. ¿Encontraste pus? Genial. Ahora enjuaga cuidadosamente la boca del niño con una solución de sal y bicarbonato de sodio. Y tan pronto como sea posible, debes empezar a buscar un dentista.

7. Cuando los bebés o niños usan placas de ortodoncia

Los lactantes y niños pequeños que usan placas de ortodoncia, muy a menudo desarrollan aftas (candidiasis). Esta enfermedad fúngica puede ocurrir por una mala higiene de la cavidad bucal o disbiosis, después de tomar antibióticos. Entonces se debe prestar atención al estado de inmunidad del niño, su alimentación, cuidado oral y presencia de enfermedades crónicas.

Las aftas pueden ser de 2 tipos:

  • Cuando hay una capa blanca en la lengua y en los pliegues en forma de requesón (es fácil de quitar).
  • Cuando hay pocas aftas, pero la mucosa de la lengua, el paladar y las mejillas son color rojo brillante.

Así que, para empezar, si hay una infección, debes intentar quitar con la ayuda de un paño o gasa. Si se puede limpiar fácilmente, es probable que sea por candidiasis. En tales casos, se utilizan soluciones que modifican la acidez del medio en la cavidad bucal. A los hongos les gusta los entornos ácidos, y se destruyen en medios alcalinos (bicarbonato de sodio, por ejemplo).

Si el bebé es muy pequeño, limpiar la zona afectada lo más a menudo posible. Hidrata un trozo de venda con tal solución y limpia cuidadosamente la superficie de la placa. El uso de aceites en tales casos, no es necesario. La tarea principal es retrasar el crecimiento y la reproducción de los hongos, además de aliviar la inflamación aguda. Para los niños mayores se prescriben medicamentos antifúngicos, pero para usarlos deben ir a la consulta del dentista con el fin de confirmar el diagnóstico.

tratamiento para el dolor de muelas en niños

Por supuesto, todos sabemos que automedicarse no vale la pena, más aún en los niños. Todos estos casos son solamente para casos de emergencia y no deben entenderse como tratamientos para el dolor de muelas.

Visita al dentista

Sólo el médico puede determinar el mal de tu hijo, y asignarle los medicamentos correctos para el dolor de muelas. Por lo tanto, no pienses que en casos de emergencia todo es admisible. Si estás pensando en asignar medicamentos a un bebé o niño con dolor de muelas, la responsabilidad por el mal uso de los mismos y las posibles complicaciones recae sobre tus hombros. Presta mucha atención al cuidado de tu salud bucal y al de tus niños.

Dolor de muelas en niños. ¿Qué hacer si no hay un dentista cerca?
5 (100%) 8 votos

Leave a Reply