La gingivitis es también conocida como enfermedad de las encías o enfermedad periodontal. Describe el proceso del crecimiento bacteriano en la boca que podría desencadenar la pérdida de una o más piezas dentales. Este riesgo para la dentadura del paciente se debe a la destrucción del tejido que rodea los dientes.

La inflamación gingival es un tipo de enfermedad que produce enrojecimiento, hinchazón y sensibilidad de las encías. Es una condición leve y muchas personas ni siquiera pueden ser conscientes de que la padecen. Sin embargo, es esencial tratar la condición en su etapa temprana para que no empeore y se incrementen los riesgos.

Gingivitis - Enfermedad Periodontal

Gingivitis – Enfermedad Periodontal

Si no se trata, la gingivitis puede conducir a una enfermedad severa de las encías y pérdida de dientes. Por lo general se señala como una de las principales causas de la gingivitis a la deficiente higiene dental. Es posible evitar la gingivitis cepillándose y usando hilo dental todos los días, además de visitar al odontólogo regularmente.

¿Cuál es la diferencia entre la gingivitis y la periodontitis?

La gingivitis (inflamación de las encías) suele preceder a la periodontitis (enfermedad de las encías). Sin embargo, es importante saber que no todas las gingivitis progresan a periodontitis.

Durante la fase temprana de la gingivitis, la acumulación de placa bacteriana, hace que se inflamen las encías. Cuando ocurre esta inflamación, las encías pueden sangrar durante el cepillado de dientes. Aunque las encías pueden irritarse, los dientes todavía se encuentran posicionados firmemente en sus lugares correspondientes. En esta etapa, todavía no se ha producido ningún daño irreversible en los huesos u otros tejidos.

Cuando la gingivitis no se trata, puede avanzar a la periodontitis. Durante la periodontitis, la capa interna de la encía y el hueso se separan de los dientes formando bolsas. Estos pequeños espacios entre los dientes y las encías recogen los desechos y pueden generar infección. Conforme la placa se extiende y crece bajo la línea de las encías, el sistema inmunológico lucha contra las bacterias.

Las toxinas o venenos, producidos por las bacterias en la placa, así como las enzimas involucradas en la lucha contra las infecciones comienzan a romper el hueso y el tejido conectivo que sujetan a los dientes. A medida que progresa la enfermedad, se profundizan las bolsas y más tejido de unión y hueso son destruidos. Cuando esto sucede, los dientes quedan vulnerables, se aflojan y se produce la pérdida de dientes. De hecho, la enfermedad de las encías, es la principal causa de pérdida de dientes en adultos.

Síntomas

La enfermedad de las encías puede progresar sin dolor, evidenciando pocos signos, incluso durante sus últimas etapas. Aunque los síntomas de la enfermedad periodontal a menudo son sutiles, la condición muestra algunos signos. Ciertos síntomas pueden indicar alguna forma de la enfermedad.

Los síntomas de la enfermedad de las encías incluyen:

  • Encías que sangran durante y después del cepillado de los dientes.
  • Apariencia de encías rojas, hinchadas o blandas.
  • Mal aliento persistente o mal sabor en la boca.
  • Retención de las encías.
  • Formación de bolsas profundas entre dientes y encías.
  • Dientes flojos o cambiantes.
  • Cambios en la forma en que los dientes encajan juntos al morder, o en el ajuste de prótesis parciales.

Incluso si no se nota ningún síntoma, es posible que se presente algún grado de la enfermedad gingival. En algunas personas, la enfermedad de las encías puede afectar sólo a ciertos dientes, como los molares. Sólo un dentista o un periodoncista puede reconocer y determinar la progresión de la enfermedad de las encías.

Causas

La presencia de placa es la causa primaria de la enfermedad de encías. Sin embargo, existen otros factores que también pueden contribuir a la enfermedad periodontal. Éstos factores incluyen:

  • Los cambios hormonales, como los que ocurren durante el embarazo, la pubertad, la menopausia y la menstruación mensual. Estos cambios hacen que las encías sean más sensibles, lo que facilita el desarrollo de la gingivitis.
  • Las enfermedades pueden afectar el estado de las encías. Esto incluye enfermedades como el cáncer o el VIH que interfieren con el sistema inmunológico. Los pacientes con diabetes corren mayor riesgo de desarrollar infecciones, incluyendo la enfermedad periodontal. Esto se debe a que la diabetes afecta la capacidad del cuerpo para usar azúcar en la sangre.
  • Los medicamentos pueden afectar la salud bucal. Algunos disminuyen el flujo de saliva, que tiene un efecto protector sobre los dientes y las encías. Algunos medicamentos, como cierta medicación anticonvulsiva pueden causar un crecimiento anormal de tejido de las encías.
  • Hábitos negativos para la salud, como el tabaquismo hacen más difícil la reparación del tejido de las encías.
  • Los hábitos deficientes de la higiene oral tales como no cepillarse y no usar hilo dental. La falta de buena higiene hace que incrementen los riesgos de aparición de gingivitis.
  • Antecedentes familiares con enfermedad dental puede ser un factor que contribuye al desarrollo de la gingivitis.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento de la enfermedad de las encías son:

  • Promover la reinserción de las encías saludables a los dientes.
  • Reducir la hinchazón, la profundidad de las bolsas y el riesgo de infección.
  • Detener la progresión de la enfermedad.

Las opciones de tratamiento dependen de la etapa de la enfermedad. Además de cómo el paciente pudo haber respondido a tratamientos anteriores, y su salud en general. Se puede elegir desde terapias no quirúrgicas, que controlan el crecimiento bacteriano, hasta cirugía para restaurar los tejidos de apoyo.

Autocuidado en casa

La mejor atención domiciliaria para la gingivitis es la prevención. Las visitas regulares al odontólogo, para eliminar placa acumulada, son necesarias para combatir la gingivitis.
Una vez que eliminada la placa, el cepillado regular y el uso del hilo dental minimizan la formación de placa. Incluso con una buena higiene dental, la placa comenzará a acumularse de nuevo.

Tratamiento médico

Por lo general, la eliminación de la fuente de la infección es cómo se trata la gingivitis simple. Cepillar los dientes regularmente puede mantener la acumulación de placa al mínimo. El uso del hilo dental es otro medio de eliminar la placa entre los dientes y áreas difíciles de alcanzar.

Los chequeos regulares con un dentista también son importantes. El dentista puede eliminar la placa demasiado densa para ser eliminada con cepillo de dientes o seda dental. La gingivitis severa puede requerir uso de antibióticos, por lo tanto consultar con un médico. Los antibióticos ayudan al sistema inmunitario a combatir la infección bacteriana y se ha demostrado que reducen la placa bacteriana.

Luego de la reducción de la placa, las bacterias pueden mantenerse a un nivel manejable por el sistema inmunológico humano. Tomar antibióticos no está exento de riesgos y sólo debe hacerse después de consultar con un dentista o médico.

Dieta para la gingivitis

Los buenos hábitos alimenticios ayudarán a prevenir la gingivitis. Aquí hay algunos consejos dietéticos útiles:

  • El consumo de un suministro adecuado de fibra a través de la dieta es indispensable para la salud oral. Se debe incluir granos enteros, frijoles, frutas y verduras en las comidas diarias. Esto también ayudará a fortalecer la inmunidad y proteger el cuerpo contra las infecciones.
  • Comer alimentos más crujientes puede ayudar a limpiar los dientes. Los alimentos blandos y cocidos tienden a adherirse a los dientes y, por lo tanto, fomentan el crecimiento bacteriano. Después de comer alimentos blandos, se debe proceder a cepillar correctamente los dientes.
  • Un buen suministro de vitaminas y minerales permite combatir infecciones como la gingivitis. La dieta debe ser alta en las vitaminas B y C. Minerales como el potasio, calcio, hierro, zinc y selenio también son importantes. Si no obtiene suficientes vitaminas y minerales a través de la dieta, podría consultar al médico para tomar suplementos nutricionales.
  • Evitar comer alimentos que son ricos en azúcar porque las bacterias prosperan en azúcares. El azúcar que se aloja entre los dientes proporcionando un caldo de cultivo ideal para las bacterias. Por lo tanto se debe reducir el consumo de harina blanca, dulces y jugos de frutas.
Gingivitis
Califica este artículo