La odontopediatría, también llamada odontología pediátrica, se centra en las necesidades de los infantes y adolescentes. Pero la atención a pacientes jóvenes puede presentar un conjunto especial de desafíos para los dentistas. Satisfacer las necesidades de salud infantil es trabajo serio por lo tanto, tiene que ser manejado con bastante tacto.

La salud bucal del infante depende de la adopción de buenos hábitos de higiene dental, incluyendo limpiezas y chequeos regulares. Por este motivo, el odontopediatra ayuda a inculcar esos hábitos a edad temprana proporcionando un ambiente divertido, relajado y acogedor.

Odontopediatría

Odontopediatría

Los odontopediatras buscan orientar su trabajo más a la prevención y educación del paciente que al tratamiento. Esto se debe a que es más fácil prevenir problemas dentales antes de que surjan que luego repararlos. Esta forma de abordar los problemas de salud adquiere especial importancia cuando se trata con niños.

¿Qué es la odontopediatría?

La odontopediatría es la rama de la medicina que se ocupa del cuidado general de la cavidad oral de los niños desde la infancia hasta la adolescencia. Los servicios en odontología pediátrica están dirigidos a enseñar a los niños a cuidar sus dientes y mantenerlos con salud. Los dentistas pediátricos reciben una capacitación que les otorga las facultades necesarias para manejar esta tarea. Aunque los odontólogos regulares también pueden atender a la salud oral básica de los niños.

Los infantes, pre-adolescentes y adolescentes requieren enfoques únicos en la gestión de sus necesidades dentales. Esto incluye influir positivamente en sus conductas de higiene dental durante su desarrollo. Los odontólogos pediátricos, completan un periodo de capacitación que incluye la atención a pacientes con necesidades especiales.

Enfoque de educación especial para odontopediatras

El enfoque de la educación especial incluye:

  • Psicología infantil
  • Guía de Comportamiento
  • Cuidado Oral Preventivo
  • Cuidado Dental Restaurador
  • Gestión Interceptiva Ortodóntica

Los odontólogos pediátricos son competentes para tratar con niños temerosos y no cooperantes durante los exámenes dentales. También cuentan con equipos especiales y herramientas adecuadas para atraer y confortar a los niños. Esto se debe a que por lo general, los niños son comprensiblemente aprensivos con los exámenes dentales. Además, la salud bucal de los niños es supervisada y mantenida hasta que llegan a la edad adulta.

Campo de acción de la odontología pediátrica

Las áreas de responsabilidad de los dentistas pediátricos incluyen, pero no se limitan a, lo siguiente:

  • Educación sanitaria para padres y cuidadores de atención bucal para niños.
  • Evaluación de toda la cavidad oral y estructuras adyacentes/relacionadas.
  • Diagnóstico de condiciones, enfermedades o trastornos de la cavidad oral. Esto incluye los dientes, encías, mucosa oral (revestimiento) y otros tejidos y estructuras relacionados de la boca.
  • Cuidado dental preventivo (limpieza dental).
  • Evaluación del riesgo de caries, y otras enfermedades bucales.
  • Recomendaciones nutricionales y dietéticas para una cavidad bucal sana.
  • Consejería del hábito. Por ejemplo, niños con el hábito de chupar el dedo.
  • Reparación de defectos.
  • Tratamiento de cavidades dentarias.
  • Problemas de salud bucal asociados con afecciones médicas tales como defectos congénitos del corazón, diabetes, asma, hiperactividad y otros.
  • Manejo de diversas enfermedades y condiciones de las encías y dientes.
  • Cuidado para lesiones dentales tales como dientes desplazados, fracturados o rotos.

La primera visita del niño al dentista debe ser una experiencia placentera. Demostrar que el consultorio del dentista sea un lugar seguro hará que los viajes futuros sean más soportables. Así se  establece el hábito de chequeos periódicos, profilaxis y, cuando sea necesario, el trabajo dental. Es importante la experiencia agradable durante la primera visita, así se adaptará al entorno y procedimiento.

Prevención y Educación

El campo de acción de la odontopediatría incluye tanto el uso de diversos procedimiento como la adopción de hábitos saludables. Estos son algunos procedimientos que se usan principalmente con pacientes pediátricos. Aunque los adultos también pueden aprovechar la mayoría de ellos:

  • Fluoruro. Este mineral fortalece el esmalte de los dientes, ayudando a prevenir la caries dental. Este procedimiento se puede realizar durante la limpieza dental del paciente y las citas de chequeo.
  • Selladores. Los selladores protegen los dientes de los daños provocados por las bacterias. Su uso es recomendado para pacientes que tienen dificultades para limpiar adecuadamente los dientes posteriores (molares). Los selladores también crean una superficie más lisa que el diente natural, facilitando la limpieza. Por otro lado, son fáciles de aplicar durante una visita regular al odontólogo pediátrico.
  • Dieta y educación nutricional. Es muy importante educar a los niños en la toma de buenas decisiones dietéticas. No sólo se les debe enseñar que ciertos tipos de alimentos pueden promover la caries dental. También se debe resaltar la importancia de una dieta saludable para el crecimiento de dientes sanos.
  • Buenos hábitos de higiene. Cepillarse los dientes y usar hilo dental es esencial para una buena salud bucal, pero no si se hace incorrectamente. El odontopediatra le mostrará al niño y sus padres las maneras más eficaces de cuidar los dientes.
  • Descarte temprano de alteraciones en la mordida. El dentista pediátrico tiene la capacidad de detectar problemas con la alineación correcta de los dientes. En el caso de que se evidencien problemas con la mordida, el paciente puede beneficiarse de un tratamiento temprano. También existen muchos sistemas de alineación de dientes que pueden ayudar a corregir una sonrisa torcida desde el principio.

Preguntas frecuentes sobre odontología pediátrica

¿Por qué debo preocuparme por los dientes de leche? ¿No los va a perder mi hijo de todos modos?

Hay algunas razones para cuidar los dientes de leche de su hijo, aunque eventualmente se perderán. El desarrollo del habla es una de los motivos por los que resulta importante tener una adecuada estructura dental. Otra razón es el espaciamiento futuro de los dientes permanentes de su hijo durante su desarrollo. Si se pierde un diente primario antes que el diente permanente esté listo para emerger, se reservará el espacio para evitar agolpamientos. Por supuesto, lo que siempre se resaltará es que es mejor evitar la pérdida de dientes por completo.

¿Cuándo debo programar la primera visita de mi hijo?

Idealmente, un niño iniciará sus visitas al dentista cuando emerge el primer diente, por lo menos antes del primer año. La presencia de caries siempre significará un alto riesgo para la salud dental del niño. La mejor manera de evitar esto es visitar al dentista y mantener una rutina de higiene bucal desde el principio. Las visitas tempranas y frecuentes al dentista también ayudan a inculcar buenos hábitos de atención dental para el futuro.

¿Qué debo hacer para prepararme para la primera visita dental de mi hijo?

Si tiene dudas sobre lo que ocurrirá en la primera visita, por favor no dude en consultar previamente al odontopediatra. Es importante que los pacientes jóvenes se sientan cómodos, y siempre disfruten su visita al dentista. Si cree que se puede hacer para mejorar la cita dental de su hijo, no dude en informarlo. Los odontólogos pediátricos conocen la responsabilidad especial que existe al cuidar a los pacientes más jóvenes.

¿Con qué frecuencia debe mi hijo ver al dentista?

Para la mayoría de los niños, es suficiente con una visita de limpieza y revisión cada seis meses. Así se asegura de que los dientes de su hijo se están desarrollando normalmente y evitar problemas de caries. Por supuesto podrían existir condiciones que requieren de visitas más frecuentes al centro de odontopediatría.

Odontopediatría
Califica este artículo