Traumatismos en dientes de leche y otras lesiones dentales en niños

Los traumatismos en dientes de leche a menudo se producen por casualidad o accidente. Los niños aprenden a caminar, correr, subir, saltar del columpio, jugar con objetos duros y pesados. Todas estas son situaciones que aumentan el riesgo de obtener una luxación, lesión o fractura del diente de leche.

Según las estadísticas, el 30 % de los niños acuden al odontólogo con problemas por lesiones en el diente. El máximo número de accidentes se producen en la edad de 2-4 años y de 8 a 10 años. Además, los varones son los más susceptibles a este tipo de lesiones. Cuando ocurre un trauma se dañan los tejidos blandos y se produce un hematoma local (moretón).

Traumatismos en dientes de leche

El tratamiento para el traumatismo de los dientes de leche, a menudo resulta difícil para el dentista. Esto se debe a que el niño, por lo general, se muestra especialmente inquieto y temeroso. La vista de la sangre, el dolor y el miedo a los procedimientos desconocidos hacen que el niño se resista activamente la inspección o intervención del médico.

Lesiones y subluxaciones de los dientes de leche

La lesión es el daño a los dientes, que no produce su desplazamiento y movilidad. Cuando hay subluxación, el diente puede estar activo, pero permanece en su lugar. En ambos casos, también se daña el ligamento de la encía que rodea la corona del diente. Debido a esto, después de la lesión, el niño suele quejarse de dolor cuando la comida toca sus dientes. En el área de la lesión, siempre hay hemorragia e inflamación, pero la aparición de sangre en las encías sólo ocurre cuando hay subluxación.

Esguinces o luxación de los dientes de leche

La luxación del diente de leche es una condición en la que se produjo el desplazamiento de los huesos. Una variante de esta lesión es la dislocación. El mecanismo de este traumatismo ocurre como cuando clavamos un clavo con un martillo.

Los dientes de leches, con mayor frecuencia reciben el golpe en el momento de la caída del niño. Como consecuencia de estos se mueven hacia arriba y hacia la parte superior en el interior. Si la corona del diente se daña, por lo general no es necesario realizar ninguna intervención. Pero, cuando el diente es dañado profundamente y hay riesgo para los dientes permanentes y el hueso, el odontólogo puede recomendar la extracción del diente de leche.

fracturas de los dientes de leche

La luxación del diente de leche puede ser parcial (lateral) o completa, cuando el diente está simplemente fuera del hoyo. En tales situaciones, no vale la pena tratar de colocarlo de nuevo, ya que se corre el riesgo de que se infecte el hueso y se inflame la mandíbula. Después de detener la hemorragia producto del golpe, se forma un coágulo de sangre, que contribuye a su pronta cicatrización. Los cuidados al momento de enjuagar son un error muy frecuente de los padres.

Las fracturas de los dientes de leche

Las fracturas de los dientes de leche son más frecuentes que fracturas de los dientes permanentes. Cuando se rompe parte de la corona del diente de leche se puede recuperar la parte perdida del diente. Para esto se recurre a la ayuda de materiales de relleno o se suavizan los bordes afilados con productos abrasivos.

Además, el médico puede aconsejar a cubrir el diente con una tapa de corona de metal, quitando previamente el nervio. Esta opción de tratamiento es especialmente recomendable, si en el momento de la lesión daña la pulpa (nervio con el vaso en el interior del diente).

También puede suceder no sólo la escisión de la parte visible del diente, sino la fractura de la raíz. En tales casos, la parte exterior del diente será móvil, y el médico solo puede ver la fractura con rayos x. Para cualquier otro tipo de lesión es necesario realizar este tipo de estudio.

Después de 3 y 6 meses, el odontólogo recomienda realizar un nuevo estudio del estado del diente. Esto lo hace con la finalidad de ubicar el comienzo del desarrollo de posibles complicaciones a causa de la lesión.

Consecuencias de los traumatismos en dientes de leche

Vale la pena conversar con el doctor sobre las consecuencias de la luxación o fractura de los dientes de leche. En muchas ocasiones resulta bastante difícil para el médico dar un pronóstico exacto. Los padres, generalmente, se preocupan por los riesgos de daños a los dientes permanentes después de la lesión. La mayor probabilidad de que ocurra estos es cuando hay dislocación y fracturas anidadas en niños bastante pequeños.

Según las estadísticas uno de cada tres niños sufre el traumatismo de un diente de leche. No vale la pena dejarte llevar por el pánico, si te encuentras frente a esta situación. Lo que debes hacer es ponerte en contacto con el dentista. Así ayudarás a evitar complicaciones innecesarias y posibles problemas dentales en el futuro.

Traumatismos en dientes de leche y otras lesiones dentales en niños
5 (100%) 12 votos

Leave a Reply